sábado, 28 de septiembre de 2013

LA EDUCACIÓN PERUANA SE ESTÁ PRIVATIZANDO.


La propuesta neoliberal se ha impuesto en nuestros países y  conlleva -entre otras cosas- a privatizar la educación, aduciendo que esto mejora la educación de la población. Por ejemplo, actualmente en Colombia, el presidente Santos busca anular la ley que prohíbe considerar los servicios educativos como lucrativos, pues esto impide avanzar en la privatización de la educación, la cual llevaría a mejorar la calidad de la educación colombiana.

¿Y qué está pasando en el Perú? ¿Alguna “gran transformación” con el actual Gobierno? Podemos afirmar que continúa la tendencia privatizante y privatizadora de la educación. Y el mismo sector empresarial está atento a un potencial “mercado” (sic) para invertir en educación. La señora Susana Eléspuru, Presidenta del IPAE se expresó así, al clausurar el CADE-Educación 2013 (de empresarios), en el pasado mes de mayo:

“Tenemos un mercado importante. El sector privado en el Perú apenas llega al 25% de la Educación Básica, mientras en Chile llega al 50%. El crecimiento de la clase media en el Perú (a cerca del 70% de la población en los próximos años), esto ofrece un mercado creciente muy, muy importante para desarrollar servicios educativos privados”.

 PRIVATIZACIÓN EN EDUCACIÓN BÁSICA.

En el Perú, la tendencia a la privatización de la Educación Básica no es reciente, como se constata en el Cuadro N° 1. Hace cerca de 30 años (1984), el 15.6% de nuestros estudiantes estaba matriculado en instituciones educativas del sector privado. Lo que notamos ahora, es que se ha acelerado el proceso de privatización.

En efecto, hasta la década del 80, los matriculados en el sector privado crecían en términos relativos, con una ligera ventaja al del sector público. Sin embargo, ya desde la década del 2000, el porcentaje de crecimiento anual del sector privado se ha disparado, mientras en el sector público el porcentaje de crecimiento es decreciente y negativo. Mientras los matriculados en la escuela privada aumentan, en la escuela pública disminuyen.
En 1984, el 84.4% de los estudiantes peruanos (de Educación Básica) estaban matriculados en el sector público; en el año pasado (2012), el porcentaje ha disminuido al 72.6%. En los últimos años (2005-2012), los matriculados en el sector público –lejos de aumentar- están disminuyendo en un promedio anual superior al 3%. Si no hay correcciones, a ese ritmo en ocho años (para el 2021) llegaremos a la extinción del sector público. La privatización de la educación se habría impuesto.
  
Cuadro N° 1
 

 

¿Qué está acelerando el crecimiento del sector privado en educación? En términos macro, podríamos decir que es el modelo de educación y sociedad que no se ha modificado con el actual Gobierno. Sin embargo, esto resulta una generalidad. De manera específica, importaría hacer estudios más precios. Pongamos algunas ideas sueltas.

Inicialmente pensé que habría una cierta correlación entre privatización de la Educación Básica y ruralidad de la población (demográfica). En el Cuadro N° 2, percibimos que esta correlación se establece de manera relativa. Hay altas tasas de matrícula en el sector público en departamentos (regiones) del país de alto porcentaje de ruralidad; sin embargo, existen excepciones (digamos, las regiones amazónicas de Ucayali, Loreto y San Martín), donde el porcentaje de matrícula pública es alta, pero su tasa de ruralidad es porcentualmente baja. Quizás, la categoría exclusión explique mejor la correlación. Ver Cuadro N° 2.
Cuadro N° 2
 

 
No estamos en el Siglo XX, donde la educación privada estaba casi exclusivamente  asociada a los grupos de poder y a la ideología dominante. Actualmente existen universidades privadas con formación progresista (digamos, la Universidad Católica, la Universidad de Ciencias y Humanidades…) y también en la Educación Básica, tenemos el caso de las Escuelas de Fe y Alegría –de gestión privada- con decidido enfoque progresista.

Por otro lado, en los mismos sectores populares se está imponiendo la privatización de la educación. En el Distrito de San Juan de Lurigancho, la matrícula en Educación Inicial del sector privado se ha multiplicado por 10, en los 10 últimos años. Al analizar este fenómeno, hemos encontrado indicios para afirmar que son los mismos docentes desocupados o sub-remunerados quienes habilitan sus propias casas para poner “su escuelita” y –al auto generar empleo o mejores ingresos- inciden en el desarrollo de un nuevo tipo de privatización de la educación (de pésima calidad).

La privatización de la educación peruana tiene, entonces, sus peculiaridades: demanda de la misma población, inversión agresiva de algunos grupos económicos (caso INTERBANK), participación de los mismos docentes, etc. Como hemos dicho, durante el actual Gobierno, no se ha revertido la privatización de la educación, más bien hay indicios de que se ha acelerado este proceso, en coherencia con la hegemonía del modelo de sociedad. Y en esta hegemonía, el actuar de nuestros amigos del MINEDU se ve relativizado. Valdría la pena hacer un estudio en profundidad sobre este fenómeno.
 

PRIVATIZACIÓN DEL TRABAJO DOCENTE

Para el año 1984, el 82% de los maestros peruanos/as laboraban en el Sector Público, un porcentaje ligeramente menor al de la matrícula en la escuela pública. Sin embargo, para el 2012, solamente el 68% de los maestros/as trabajaba en el sector público, con una distancia porcentual relativamente significativa respecto a la matrícula pública de este año (comparar datos del Cuadro N° 1 y 3). Podemos decir, que la privatización del trabajo docente es más acelerada que la privatización en la matrícula estudiantil.

 Cuadro N° 3

 
Actualmente (2012), un 32.3% del magisterio peruano está trabajando en el sector privado. El crecimiento anual en el sector público ha sido del 1.8% en el  período 1991-2012; mientras que en el sector privado, el crecimiento llega al 5.2% al año. De no enderezarse esta tendencia, para el 2021, el 78.9% de los maestros peruanos/as estarán laborando en el sector privado. Los maestros que presten servicios al Estado (de no darse una “gran transformación”) serían la quinta parte del magisterio nacional, al celebrarse el Bicentenario de la República

La privatización del trabajo docente guarda relación con la rentabilidad del “servicio”. Pongamos dos ejemplos. El mayor crecimiento de docentes en el sector privado se ha dado en Educación Inicial (del año 2000 al 2010 el número de docentes en este nivel creció en 123.5% a nivel nacional). Sin embargo, cuando el negocio era interesante en formación magisterial, los ISP particulares atendían más de la tercera parte del alumnado nacional; ahora, del 2000 al 2010 han despedido al 69% de sus docentes.

En las grandes metrópolis peruanas, el porcentaje de docentes laborando en el sector privado es mayor. En la provincia de Arequipa, de los 17575 docentes (2012), el 57.9% labora en el sector privado. En la provincia de Lima, de los 120409 docentes (2012), el 57.7% trabaja en el sector privado.

Dentro de este marco de privatización del trabajo docente, el gremio magisterial parece no haberse percatado del fenómeno. Un paro del SUTEP en Lima Metropolitana, Arequipa y otras ciudades –en el caso de ser acatado mayoritariamente- solamente moviliza a no más del 40% del magisterio de esos lugares. Y viendo las cifras de privatización de la educación por regiones, tenemos que admitir que –en términos relativos- el sindicalismo docente regional (SUTEs regionales) comienza a tener un peso que antes no tenía.


¿PRIVATIZACIÓN = MEJORA EN LA EDUCACIÓN?

De acuerdo a los oficiales resultados de la Evaluación Censal de Estudiantes (2012), en el caso de matemática, en distritos populares los resultados de escuelas estatales son mejores que los obtenidos por estudiantes de escuelas privadas. Analizando los resultados de comprensión lectora, los resultados son similares (1). Claro, estamos hablando de escuelas privadas en sectores populares. Aquí –como hemos visto- la privatización de la educación tiene sus peculiaridades; pero los datos oficiales nos sirven para afirmar que la privatización “per se” no es sinónimo de calidad, ni de equidad, ni de pertinencia de los aprendizajes.

La privatización de la educación está más bien asociada a posibilidades de “negocio”, “de mercado”, como se dijo en el CADE-Educación 2013. Conlleva una visión instrumental de la educación (adiós a la formación integral).
Como en el caso de Chile, la privatización de la educación ha aumentado la segmentación y profundizado la desigualdad. Permite que el paradigma neoliberal de sociedad (individualismo, pragmatismo, competencia desleal, reduccionismo mercantil…) se imponga en las mentes de nuestros niños, adolescentes y jóvenes, en lo que Aníbal Quijano viene llamando la “neocolonialidad del poder”. De alguna manera, politiza a nuestras gentes, pero dentro del marco del sistema hegemónico.

Al poner énfasis en una “educación como servicio” y no como “derecho”, se focaliza el quehacer educativo a ser un simple “medio” del desarrollo humano y no al mismo tiempo ser  “fin” y “medio” del desarrollo humano, como lo establece el PEN. Se impone el lucro en y a través de la educación, así como con cierta ingenuidad se proclama el mito de la superioridad “per se” de la educación privada (2).

Evaluando la gestión del actual Gobierno en el campo educativo, vemos que esta tendencia fundamental de privatización de la educación peruana no se está revirtiendo. Muchas son las acciones que se realizan en el Sector, algunas de ellas muy loables (3); pero el andamiaje fundamental del modelo sigue siendo el mismo. Por ello, también la privatización de la educación sigue adelante.
……………..

(1)  Ver MINEDU-UMC. Resultados de la ECE-2012.

(2)  Ver Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación… Seminario: Privatización de la educación en América Latina y el Caribe. Santiago de Chile, 28-29 mayo 2012.

(3)  Ver Exposición de la Ministra Patricia Salas ante el Congreso de la República. Lima, 16 de setiembre 2013.

3 comentarios:

  1. Felicitarle, Colega Investigador por su análisis integral de la educación peruana.
    Lo que me esta llamando la atención son las 3 regiones de la selva norte rompiendo la tendencia nacional de la acelerada privatización.
    Sobre todo el caso de San Martin y Ucayali me hicieron pensar en las intervenciones del programa AprenDes respectivamente SUMA educacion del USAID, que segun mi opinion han logrado impactar profundamente a la educación publica, y parece a todos niveles y áreas, desde la practica educativa en las escuelas rurales hasta en la gestión educativa a nivel local y regional. Parece que es fruto de varios años de trabajo.
    Este trabajo unido y en conjunto de todos los actores a favor de la educación publica de estas dos regiones selváticas podría haber mejorado la calidad y la competitividad de las escuelas publicas significativamente frente a las privadas? Que opina usted acerca de mi hipótesis?
    Cordialmente, hasta pronto (nos vemos en el Seminario Internacional de la Universidad de Truillo fines de Octubre). Marcel Boesch - www.escuelasactivas.com

    ResponderEliminar
  2. Excelentes datos y comentariossobre la privatizacion de la educacion, visto desde el punto de vista del mercvado, es cierto que las malas politicas del estado son complices de esta tendencia. Pero tambien es cierto que este fenomeno obedece a ciertos factores comparativos que ofrece la educacion privada, como son: el numero de horar que retienen a los alumnos y la disciplina que ofrecen. Raul García

    ResponderEliminar
  3. Gracias cholo, te hiciste una (Y)

    ResponderEliminar